Día Nacional de Cantabria 2014

dn

 

Otru añu más, mos ajuntamos en Bárcena la Puenti col aquel de celebrá-l muestru Día Nacional. N’esta ocasión, amás, entarajilamos esti actu pulíticu nun sitiu altamenti simbólicu, la Casa de Juntas nondi en 1778 se recostruyó Cantabria cumu enti pulíticu dendi los concejos frente a los abusos señorialis y la monarquía asulutista española. Haguañu, tantos años dimpués, mos acurriamos aquí pa cuntinuar desigiendo’l derechu a dicidí-l muestru juturu cumu pueblu frenti a los abusos de la oligarquía española.

Es ya el tercer añu arronti nel que’el 28 de Santiagu permanez juera’l reportoriu fistivu. El gubiernu de Ignacio Diego sustituyó esti día pol de Santiago, patrón de la España franquista, nun claru ejemplu de caráuter españulista y reacionariu d’esti ijicutivu. Y, amás, alantó ya qu’el añu que vien tampocu’l 28 de Santiagu será fistivu, pasando la fecha del 25 de Santiagu al Lunis de Pascua. Un pasu más nel su procesu jacia un estáu de anesia culitivu nel qu’esl gubiernu’l PP quier sumir a tolos cántabros. Un proceso pa treminar d’arrobamos la muestra memoria culitivu cumu pueblu y asina poder siguir dirigiendo las muestras vidas sigún los sus enteresis.

El contestu socio-colómicu un es hui mijor que va un añu pesi a los últimos y recurrentis brindis al sol lanzaos por Ignacio Diego. La ufinsiva frontal de las élitis ecolómicas contra las clasis popularis continúa y se acrecenta. La pulítica impuesta dendi Bruselas pola Troika Europea qu’es sumisamenti acataa y ejecutaa nel Estáu español pol gubiernu de Rajoy, y esarrolla en Cantabria al treviés del sirvirl ijicutivu del PP, continúan dibujando un panorama nel que los recortis sociales, los esahucios, el paru, la precariedá, la emigración jorzosu y l’empubricimientu generalizáu de la población son el pan de caa día de tolos cántabros.

Ispicial minción hai que jacer eno que cuncierni a la degradación de la Comarca’l Besaya. El casu Sniace, que dejará a más de 500 trebajaoris ena calli más los milis d’empleos endireutos qu’estos generaban ena comarca, supon la más clara muestra’l moélu de las élites ecolómicas españolas pa Cantabria. Un moélu basáu n’acabar col pocu tijíu endustrial ya desistenti –tres ver sumíu al tradicional setor primariu nel ulvidu- pa cunvirtimos definitivamente nuna tierra de precariedá, ena que la su atividá ecolómica dependa casi n’esclusiva del setor terciariu. Cunvirtimos enos camareros y recuegi pelotas en campos de golf de los ricos turistas que vengan a veranear.

A tolo anterior hai que sumali’l fatal atentáu al muestru tarrantoriu que supon la latenti acemanga del tronzamientu hidrólicu (fracking). Acemanga entruducía en Cantabria duranti’l gubiernu del PRC-PSOE prisidíu por Miguel Ángel Revilla. El tronzamientu hidrólicu es un ejemplu paradimáticu de la dependencia al gubiernu de Madrí que sufrimos. La movilización popular del pueblu cántabru obligó al ijicutivu de Ignacio Diego a redatar y aprebar una lei que se camentaba pruhinía la práutica del tronzamientu hidrólicu en Cantabria. Sin embargu, va poca tiempu’l Tribunal Costitucional estorregó dicha lei al entrar en cunflitu las competencias autonómicas colas del Estáu español. El gubiernu cántabru del PP supía qu’esto diba a suceder.

El casu’l fracking dimuestra que necesitamos custruir estitucionis pulíticuas que mos primitan ser soberanos pa dicidí-l muestru juturu en tolos ámbitos de las muestras vidas. Pa custruir un porvinir nel que los ricursos naturalis de la muestra tierra estén a dispusición de los cántabros y edificar una sociedáena qu’el bienestar de la mayuría social esté por cima de los enteresis de las multinacionalis, los poderis financieros y las élitis políticas al su sirviciu. Colocá-la eculumía al sirviciu de la muestra genti y arrecuperá-la muestra memoria hestóricu, la muestra cultura y el muestru patrimonio lingüísticu soterraos por décadas de gobiernos espanulistas y neoliberalis.

El muestru lema esti añu se dirigi cancia esi ujitivu. Creemos que semos una comunidá pulítica diferencia que tien derechu a organizase culitivamenti pa dicidí-su juturu en función a sus particularidáis, necesidáis y enteresis. Pa ello no queda otra salía: “Soberanía pa dicidir nós”

¡Viva el 28 de Santiagu!
¡Viva Cantabria libri y Socialista!

concis dn

Hagamos una breve pausa en esta fiesta. Una pausa, no para frenar la diversión ni el ocio, sino para recordar que estamos aquí, en Bárcena la Puenti, por mucho más que unos conciertos. Nos hemos reunido en este prau para celebrar la víspera del Día Nacional de nuestro pueblo. Un día en el que reivindicar la identidad que tanto intentan robarnos y la soberanía que nos niegan las élites capitalistas. El gobierno del PP eliminó hace ya dos años este importante día del calendario de festividades, obligándonos a realizarlo en otras fechas. Sin embargo, esto no va a frenarnos y mañana, como venimos haciendo desde hace más de ¿? años, ¡volveremos a celebrar el Día Nacional de Cantabria!

Lo haremos en un contexto difícil. Un contexto en el que los y las jóvenes estamos viendo como nos arrebatan el futuro. Cómo nos dejan sin opción de vivir dignamente en nuestra tierra, haciéndonos emigrar mientras ellos se ríen de nosotras llamándolo “hipermovilidad” y diciendo que es algo positivo. Cómo a las que se quedan, las maltratan en sus trabajos con unas condiciones laborales indignantes, en el caso de aquellas afortunadas que hayan logrado escapar del paro.

¿Nuestro sistema educativo? Destruido. Nunca hemos idealizado el modelo de educación existente, pero los recortes promovidos por el Estado español y el Gobierno autonómico, van hacia el lado contrario del que nosotras caminamos. Trabajemos juntas en nuestros centros educativos por una alternativa real que abogue por una educación pública, crítica y cántabra; en la que seamos sujetos activos y nos podamos desarrollar alejados de un impuesto modelo de producción.

Y qué decir de la posibilidad de tener una vivienda… La mayoría de nosotras estamos muy lejos de acceder a esto, y menos en condiciones dignas. Es más, las que pudieron acceder, están ahora hasta el cuello con una hipoteca o con el riesgo de un desahucio sobre sus cabezas. Mientras, miles de viviendas vacías son usadas para especular y seguir generando beneficio privado para unos pocos. No solo precarizan nuestro trabajo o nuestra educación, nuestras vidas están precarizadas.

Otro problema que nos incumbe directamente a la juventud es la cultura y el ocio. Desde las administraciones persiguen, prohíben o dificultan las alternativas de ocio generadas por nosotras mismas; y desde los medios de comunicación, las criminalizan o silencian haciendo eco de sus preferidas: las consumistas y patriarcales. De nuestra cultura e identidad mejor ni hablar, mejor vayamos a ver los toros y a cerrar la boca.

Es por todo esto que debemos unirnos y luchar. Juntarnos para crear un movimiento popular que sea capaz de plantar cara a aquellos que quieren vernos en la miseria. Luchar para derrotar a esa minoría que quiere acabar con nuestros derechos. Solidaridad para ayudarnos unas a otras y poder defendernos contra su represión. Dignidad porque somos más y más fuertes. Soberanía pa dicidir nós.

Viva Cantabria libri y Socialista.